Y, como no podía ser de otra manera, nuestros alumnos de 4 años terminaron su proyecto México dejando volar su imaginación hasta este país y convirtiéndose en cuates mexicanos. Se vistieron como ellos, degustaron sus manjares, celebraron una fiesta de las Posadas rompiendo la piñata y bailaron y cantaron como auténticos mariachis.

¡¡¡Ándale, ándale, no lo pudimos pasar mejor!!!