Cuaresma es tiempo de “gracia“ y reciclaje, de vivir la “cercanía de Dios”. Ayer los alumnos desde 5º de primaria hasta 2º bachiller recibieron el signo de la ceniza y se prepararon para vivir este tiempo como una oportunidad de cambio consigo mismos, con los demás y con Dios.